El estudio de diseño austriaco, EOOS, ha desarrollado un triciclo eléctrico de cero emisiones (ZUV), creado con impresión 3D y materiales reciclados. El vehículo impreso en 3D se fabricó a partir de 70kg de residuos recogidos en varios supermercados de la capital austriaca. Su particularidad también radica en la ausencia de pedales y cadena: el triciclo avanza gracias a un motor en la rueda trasera.