El fabricante de automóviles Honda, y más específicamente su vertiente europea de I+D, está trabajando con la empresa italiana WASP para diseñar las futuras motocicletas eléctricas. Apoyándose en su proceso de impresión 3D con arcilla, la empresa japonesa ha ideado vehículos con un diseño futurista, al tiempo que reduce su huella medioambiental. Esto último es un punto de especial importancia para la marca.