El uso de mascarillas quirúrgicas es algo que ya forma parte de nuestro día a día. Desde que empezó la pandemia mundial, la utilización de mascarillas diarias ha generado también que este gasto se convierta en un problema de contaminación.  Por ello, un equipo de investigación de la Universidad de Bristol, en Inglaterra, parece haber encontrado la solución.