La adopción de la fabricación aditiva en el sector médico ha tenido una inmensa acogida en los últimos años, especialmente a partir de 2020 cuando la llegada de la crisis sanitaria puso de manifiesto su gran importancia. Este crecimiento sigue en auge, y se espera que en los próximos años continúe en la misma línea.