Ya ha llegado el frío y sabes que no es buen compañero para la impresión en resina, así que te ofrecemos la prueba del calefactor Chitu Systems, que te va a solucionar el problema.

La impresión 3D con una impresora de resina requiere de más cuidados, puesta a punto y definición de parámetros que la impresión FDM, y uno de los puntos que hay que vigilar más es la temperatura.

La gran mayoría de fabricantes de resina recomiendan no imprimir a temperaturas por debajo de los 25º, porque la resina no trabaja bien, es más viscosa y pueden producirse más fallos de impresión.

Te aconsejamos que vigiles la temperatura de tu resina en invierno; nunca por debajo de 25º

Ya hablamos hace un tiempo de consejos parea lograr una impresión en resina sin fallos, y uno de ellos era precisamente vigilar la temperatura de trabajo en invierno y tener «calentita» tu resina; aquí tienes consejos para imprimir en invierno, es importante un repaso.

Para solucionar este problema hace un tiempo localizamos un gadget de Chitu Systems que nos va a solucionar el problema de un plumazo. Se trata de un calefactor de Chitu Systems que tiene un tamaño perfecto para colocarlo debajo de la cubierta plástica de prácticamente cualquier impresora MSLA de tamaño medio.

El kit de calefactor está compuesto por el pequeño calefactor cuadrado, un soporte articulado, una base magnética, un perfil de goma para instalar en la base de la cubierta de la impresora, el cableado eléctrico con el transformador, y la unidad de control y ajuste de temperatura.

La prueba del calefactor de Chitu Systems fue totalmente satisfactoria

La instalación es muy fácil. Para que el calefactor se sujete primero tienes que pegar la base magnética -es un disco metálico con un adhesivo- en el interior de la impresora, cerca del eje Z, vigilando que no entorpezca el movimiento de la base de impresión.

Colocas el perfil de goma en la base de la cubierta plástica, cortándolo a medida pero dejando un espacio de 1 cm para que pase el cable eléctrico del calefactor. El calefactor es lo único que debe estar dentro de la impresora; el controlador y la fuente de alimentación se quedan fuera.

¡Y ya está! El resto es enchufar el cable del alimentador -que es bastante aparatoso- y, una vez en marcha, debes seleccionar la temperatura de trabajo en el mando de control digital -tiene unos dígitos de leds-, a través de los pulsadores. Es muy fácil de usar.

Este calefactor lo compramos de nuestro bolsillo por lo que es un review sin trampa ni cartón, como suele ser habitual en Impresion3Daily

En este mando verás la temperatura ambiente que detecta el sensor incluido en el calefactor, por lo que podrás subir la temperatura de funcionamiento del calefactor a la temperatura exacta que desees. si es necesario. Por cierto, con el calefactor también se incluye un pequeño termómetro de cinta, con el que puedes ver de manera «analógica» la temperatura ambiente real.

Y no hay nada más que explicar. Durante la impresión el calefactor mantendrá la temperatura escogida de manera automática, y así te evitarás los temidos fallos de impresión.

Instalación y ajuste del perfil de goma.

Ahora te contamos cómo fue la prueba del calefactor de Chitu Systems para impresoras de resina, un paseo triunfal sin problemas en nuestra Phrozen Sonic Mini 8K.

Con todo instalado y enchufado ajustamos la temperatura a 28º, y al momento el calefactor comenzó a hacer su trabajo, ya que la temperatura ambiente de la habitación estaba a 20º.

Es un gadget muy agradecido y práctico en invierno

Enfocamos el calefactor hacia la pared opuesta de la cubierta plástica, evitando que el flujo de aire se dirigiese a la resina o al eje Z. Se trata de calefactar el volumen de impresión, no de calentar la resina directamente.

El calefactor alcanzó la temperatura marcada muy rápidamente, uno o dos minutos, pero dejamos que calefactar un poco más, para que la resina se atemperase. Pasado este tiempo bajamos la temperatura a 26º, suficiente para evitar fallos y que la resina trabajase correctamente.

La unidad de control.

Una vez finalizada la impresión apagamos el calefactor y lo retiramos de la impresora antes de manipular nada más -Importante seguir este orden-. Una vez guardado procedimos a retirar la base de impresión y a limpiar la pieza impresa, como haríamos normalmente.

Lo bueno de este calefactor es que lo puedes usar en varias impresoras

No detectamos ninguna deformación en la pieza ni ninguna marca por culpa de la dilatación del eje Z por efecto de la temperatura, un downside que muchos esperan, pero que con 25-26º no es para nada problemático. En verano la temperatura ambiente llega a ser superior…

Así que a nuestro parecer es una buena inversión que, además, puedes usar en varias impresoras. Vale mucho la pena para imprimir en invierno sin miedo.

El kit incluye un termómetro analógica de tira.

Por cierto, lo puedes usar en impresoras de resina de tamaño medio; te cabrá muy justo en una Elegoo Mars, una Phrozen Sonic Mini 4K o una Creality LD-002H, pero bien en una Phrozen Mini 8K/S, en una Elegoo Saturn 12K, una Mighty, etc.

PROS: calefacta muy rápidamente, se controla perfectamente, es muy fácil de usar, no provoca efectos secundarios en las impresiones. Es bastante silencioso aunque el ventilador se oye. La calidad de materiales empleados es correcta.

CONTRAS: la fuente de alimentación es bastante grande, el calefactor en sí no es pequeño pero tampoco muy grande. No es barato. Podían incluir un par de bases metálicas con adhesivo, para colocarlos en varias impresoras. No cabe en todas las impresoras.

Lo puedes comprar directamente en Amazon a un precio que ronda los 70 euros, aunque con el Black Friday o las ofertas temporales lo puedes conseguir con descuento.

La entrada Prueba calefactor Chitu Systems para impresoras de resina, imprescindible se publicó primero en impresion3daily.es.