Imprimir con la resina por debajo de los 20 grados puede producir fallos de impresión, así que aquí van unos consejos para imprimir en resina en invierno y evitar impresiones fallidas.

Ya hemos comentado en muchas ocasiones que las bajas temperaturas no se llevan bien con nuestras impresoras de resina, MSLA o DLP.

Y es que la temperatura de la resina es un factor clave para el éxito de nuestras impresiones, mucho más de lo que nos imaginamos.

Las resinas fotosensibles deben tener una adecuada viscosidad para fluir correctamente, lo que maximizará su adhesión a la plataforma de impresión y mejorará la superficie en la zona de los puntos de contacto de las estructuras de soporte.

Por ello ya son muchos los fabricantes que recomiendan una temperatura ambiente de al menos 25º para que la resina trabaje bien, y 25º de temperatura ambiente es totalmente de época estival.

Mantener la temperatura de la resina es vital para evitar fallos y errores de impresión

Por ello en invierno, cuando las temperaturas en las calles se acercan a los 10º o menos, es normal que en nuestros locales de trabajo haya una temperatura por debajo de los 15º.

Por ello solo hay una solución para que nuestras impresoras de resinas trabajen a buena temperatura: calefactar la impresora o la resina.

De momento, no existe ninguna impresora en el mercado que tenga un elemento calefactante -salvo Peopoly que ha comercializado un calefactor de cubeta-, pero hay accesorios nuevos de calefactado.

Lo que nos interesa en calentar la resina para que, al menos, esté a 25º y también nos interesa gastar la menor cantidad de energía posible.

Actualmente en el mercado hay a la venta un par de gadgets que nos van a permitir no solo calentar la resina antes de imprimoir, sino que también van a mantener la temperatura de impresión estable.

Hay soluciones económicas para calefactar el volumen de impresión

Uno de estos gadgets se denomina ThermalVatBand, y es un banda con una resistencia integrada que se pega a la cubeta de resina, y que se alimenta con una fuente de alimentación conectada a la corriente. Es algo engorroso pero funciona y gasta poca energía.

Otra opción es un sistema de calefacción para el interior de la impresora, que mantiene todo el volumen de impresión a la temperatura que nosotros deseemos. Existen dos versiones, una de las cuales hemos probado y funciona muy bien, el calefactor de Chitu Systems.

También podemos fabricarnos un recipiente cerrado pequeño donde colocamos la cubeta con la resina -con un soporte para evitar que el FEP se dañe o ensucie-, realizarle una apertura y desde aquí calentarlo con un calentador de tamaño mini que cuestan entre 20 y 30 euros. Debéis tomar la precaución de que estos elementos estén libres de pelusa, polvo o cabellos, ya que podrían contaminar la resina.

Si no queréis gastaros dinero, también es posible apañárselas con electrodomésticos que tengamos en casa, como por ejemplo un secador de pelo. Justo antes de la impresión calentamos la resina de la cubeta el tiempo justo para ponerla a temperatura. Es lo más barato y sencillo. Vigilad que el secador esté limpio, y que no contamine la resina con pelusa o cabellos.

Si seguís estos consejos para imprimir en resina en invierno tendréis un mayor éxito en vuestros trabajos

Un pequeño calefactor o un secador de pelo nos ayudarán a calentar la resina y la base de impresión.

No estaría de más repasar nuestro artículo sobre la resina y su mantenimiento. Con estos consejos para imprimir en resina en invierno ya veréis como no tendréis impresiones fallidas por este motivo. ¡Palabrita de boy scout de la impresión 3D!

La entrada Consejos y trucos para imprimir en resina en invierno, imprescindibles se publicó primero en impresion3daily.es.